28 abril 2015

¡Libro liberado!

Buenos días chic@s

Sé que ya pasó el día del libro, pero con Chicuelito, las cosas de palacio van despacio y no he podido escribir este Post antes. Aún así, quería contaros cómo pasé este día.

Ya os expliqué en un post anterior, que The grannies bookcrossing , surgió de la mano de Soraya G creadora de Udonwool . 

Pues bien, este año nos volvió a animar a participar, y aunque todas estábamos muy liadas, hicimos un hueco a esta actividad, cargada de ilusión y misterio.

¿En qué consistió esta aventura?

Unos días antes, tuve que elegir un libro (uno que me gustara y que quisiera compartir). Fue un poco difícil, porque aunque hay muchos libros que me gustan de los que tengo por casa, me costó elegir de cuál desprenderme.
Finalmente, decidí  compartir el Señor de las moscas, una novela de William Golding, que está considerada como un clásico en la literatura inglesa y que es de lectura obligada en institutos y colegios. 


Después de elegir el libro, toco hacerle una funda de ganchillo. Esta fue una ardua tarea, porque yo los amigurumis bien, pero esto de improvisar.... Pero bueno al final salió bastante resultona, aquí os la muestro:




Aunque claro ahora os enseñaré algunas fundas de otras participantes y os caeréis para atrás de los chulas que quedaron.



Después de terminar la funda y unos días antes, registré el libro en la pagina de bookcrossing e imprimí unas etiquetas que hizo Soraya junto a su padre, para poder poner el código para encontrar el libro. 



Y el último paso, antes de soltar el libro, fue decirle a Soraya dónde iba a soltarlo, para que ella lo etiquetara en un mapa de google, por si alguien quería ir de caza.

(Pensad que todo esto se ha hecho en pocos días y hemos sido muchas las participantes, así que de paso agradezco a Soraya, todo su esfuerzo y dedicación)

Y por fin llegó el día esperado... el 23 de abril, día del libro, esa mañana era todo nervios y mil preguntas... 
Lo verán , lo cogerán, lo tirarán, se alegrarán, lo cogerá un niño camino del colegio, una mama o papa camino de la guarde, un jubilado.... 
Y toda decidida, llegué al punto que le dije a Soraya, miré  a mi alrededor y cuando no pasaba nadie, lo solté.



Como la curiosidad me comía por dentro, cuando dejé al niño en la guarde, regresé y el libro ya no estaba.
Ufff alivio y emoción.

Ahora hay que esperar, es posible que la persona que lo cogiera, deje un mensaje en la web de bookcrossing, o no, pero eso ya no depende de mí.

Espero que os haya gustado la aventura, para el año que viene os animo a participan porque es emocionante y sobre todo diferente.

Un abrazo y que tengáis buen día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario